Página principal Acné El exposoma del acné: aquello que puedes controlar (o no) para mejorarlo

El exposoma del acné: aquello que puedes controlar (o no) para mejorarlo

por Dra. Lorea Bagazgoitia

El término exposoma fue definido por Wild en 2005 como el “conjunto de factores a los que estamos expuestos desde la concepción y hasta la muerte. En el Blog ya te he hablado del exposoma de la piel, que resume los factores que hacen envejecer a la misma, o aquellos que influyen en los brotes en personas atópicas, el exposoma de la dermatitis.

En el caso del acné, se han descrito los factores que repercuten no solo en la aparición del acné, sino en cómo responde al tratamiento o la frecuencia de los brotes.

Entiendo que si estás leyendo este artículo será porque te preocupa tu acné y quieres conocer qué elementos controlables pueden estar a tu alcance. Te los cuento a continuación:

Nutrición

Aunque los dermatólogos hemos pasado años desmintiendo que el chocolate empeoraba el acné, con la evidencia científica en la mano, ahora nos toca desdecirnos. Pero, solo en parte; me explico: se ha visto que los alimentos de carga glucémica elevada pueden empeorar el acné y por ello, el chocolate, así como otros muchos dulces pueden tener este efecto. No es el cacao sino el azúcar que lo acompaña el que realmente influye en el acné.

Se han visto efectos similares con la ingesta de lácteos, especialmente desnatados.

Parece que estos alimentos aumentan la producción de IGF-1 en nuestro cuerpo, que sería en último término el implicado en el empeormiento del acné.

Sin embargo, si bien intuimos que así será, no hay estudios científicos que demuestren que una modificación en la dieta en una persona con granitos, mejore el acné.

Los probióticos, tan de moda, también han sido valorados. Algunos estudios parece que muestran cierta efectividad en este sentido, pero son muy preliminares y con pocos participantes. Actualmente, para poder hacer una recomendación clara de estos productos como apoyo al tratamiento del acné no hay suficiente evidencia científica. El tiempo nos dirá.

Medicamentos

En algunos casos el acné puede empeorar o incluso aparecer al iniciar tratamientos con esteroides, antidepresivos o antiepilépticos.

El inicio de algunas píldoras anticonceptivas también puede desencadenar brotes de acné. Sin embargo, no es así en todos los casos, porque aquellos con un componente con efecto antiandrogénico (clormadinona, acetato de ciproterona, dienoges, dropirenona o norgestimato) pueden ser muy útiles como tratamiento del acné pues lo controlan en muchos casos.

Factores ocupacionales

  • COSMÉTICOS

Si padeces acné puedes maquillarte y utilizar cosméticos, por supuesto. No obstante asegúrate de que no son comedogénicos, es decir con una base excesivamente grasa.

Respecto a la higiene facial, intenta hacerla de forma suave utilizando syndets específicos para la piel. Los jabones (sobre todo los naturales) que tienen un pH elevado pueden influir en el empeoramiento del acné.
soaps with pH of 8.0

  • FRICCIÓN

Por un mecanismo no del todo claro, la fricción sobre la piel puede empeorar el acné. Prueba de ello son los numerosísimos brotes que estamos viendo en relación con el uso de mascarilla en al época COVID.

Contaminación

Sabemos que la contaminación ambiental juega un papel importante en cuanto a envejecimiento de la piel a través del estrés oxidativo que genera en ella. Es posible que esto influya también en el acné, pero son necesarios más estudios para confirmarlo.

Sin embargo la relación entre la exposición industrial al alquitrán de hulla o el petróleo por ejemplo son bien conocidas.

La influencia del tabaco en el acné es controvertida, parece que lo empeora pero no se ha demostrado esta relación causal. Los pocos trabajos realizados estudiando el efecto del cannabis sobre los granitos, parece que indican que es perjudicial.

Condiciones climáticas

La humedad y el calor empeoran el acné o pueden incluso provocar brotes a los que solemos dar el nombre de “acné tropical” o “acné de Mallorca”.

La radiación UV podría alterar el grosor de la capa superficial de la piel, así como la composición de la microbiota, haciendo que aumente la bacteria cutibacterium acnes, claramente implicada en el acné.

Estilo de vida

Es bien sabido que el estrés afecta a las enfermedades inflamatorias de la piel. El acné es una de ellas, y nuestra experiencia dice que tanto el estrés como la falta de sueño y la vida “acelerada” influyen sobre su evolución. Sin embargo la evidencia científica específica sobre este tema es escasa.

En general el acné es más frecuente en personas que viven en zonas urbanas, lo cual puede estar relacionado con la contaminación o hábitos de vida poco saludables.

En resumen, ¿QUÉ ESTÁ EN MI MANO HACER?

  • Aliméntate bien: una dieta sana (rica en frutas y verduras y baja en alimentos con carga glucémica alta -pasta, arroz, pan blanco, bollería, dulces- es beneficiosa también para el acné.
  • Si tomas anticonceptivos, habla con tu dermatólogo o ginecólogo para que te prescriba preferentemente aquellos que contengan antiandrógenos.
  • No fumes.
  • Realiza una adecuada higiene de la piel con productos específicos tipo syndet. Evita los jabones naturales y las exfoliaciones agresivas.
  • Hidrata la piel para reforzar la función barrera y evitar contaminantes.
  • Si con medidas cosméticas e higiénicas no ves mejoría, consulta con un dermatólogo para que te indique el mejor tratamiento médico en tu caso. Los antibióticos tópicos u orales no deben usarse como único tratamiento.

¿Te afecta alguno de estos factores en tu acné? Comenta y comparte si te ha parecido interesante :)

También te puede interesar

Deja un comentario