Página principal Dermatología estética Tratamiento del melasma: 4 claves

Tratamiento del melasma: 4 claves

por Dra. Lorea Bagazgoitia

Tal vez viste que el verano pasado te aparecieron nuevas manchas en la cara. Estas cubren las mejillas, o tal vez la frente, o puede que estén en la zona del labio superior. En tal caso es probable que sufras melasma, del que ya te he hablado en otro artículo. 

Es probable que justo este verano estuvieras embarazada (“paño de la embarazada”) o en tomando anticonceptivos orales. El melasma suele aparecer más frecuentemente en estos casos, pero no te sorprendas si no fue así.  A muchas chicas les aparecen estas manchas sin ton ni son. Muchas veces no encontramos una causa clara, aunque sí parece que los estrógenos (hormonas femeninas) algo tienen que ver, pues este tipo de manchas ocurren fundamentalmente en mujeres.

Se sabe también que el sol está claramente implicado, pues las manchas suelen empeorar tras la exposición al sol, sobre todo en verano. Ya hemos hablado en otras ocasiones de las diferentes radiaciones que emite el sol y que los protectores solares son sobre todo efectivo contra los UV. Parece, sin embargo, que en el melasma también pueden estar implicadas otras radiaciones como los infrarrojos o la luz visible, en personas morenas se sabe que la luz azul en concreto es más perjudicial.  Por esto, aunque utilices el mejor fotoprotector de un modo perfecto, puede no ser suficiente para prevenir la aparición del melasma.

La realidad es que el melasma es muy difícil de tratar; pero sí podemos mejorarlo. Normalmente quien tiene melasma, tendrá siempre esa tendencia a que ciertas zonas de la piel se oscurezcan, pero podemos encontrar formas de atenuarlas y evitar/reducir su aparición. El invierno es el momento de aclararlo y en primavera-verano hay que ponerse las pilas para prevenirlo. A continuación te cuento las claves.

1. PROTECCIÓN SOLAR: 

Esto es lo más importante, especialmente,  en primavera y verano. Recuerda que protección solar no significa solo “crema” solar, sino evitar la radiación proveniente del sol de la mejor manera que sepamos. Un buen fotoprotector con FPS 50+ nos evitará  más del 98% de la radiación UVB, y parte de la UVA, infrarroja y luz visible…¡pero no toda!

Fotoprotección no es solo la crema solar; compleméntala con sombrero y sombrilla

protección solarTen esto siempre en mente. Es importante complementar la fotoprotección tópica con otros medios: evita las horas centrales, utiliza sombrero o gorra o valte de una sombrilla.

Cuanto más minimices la incidencia del sol en tu rostro, menor probabilidades de que se acentúe el melasma cuando llegue el verano.

2. PRODUCTOS DESPIGMENTANTES:

El despigmentante estrella es la hidroquinona. Es el producto más potente del que disponemos, que solemos utilizar en concentraciones del 2-4% y puede utilizase solo o en combinación con otros.

La hidroquinona es el despigmentante más efectivo, solo o en combinación con otros productos

Además de este, también podemos valernos del ácido azelaico, ácido kójico, los retinoides, hidroxiácidos o incluso corticoides tópicos. Habitualmente utilizamos combinaciones de estos elementos. Lo mejor es que tu dermatólogo valore qué es lo que mejor encaja en tu caso, según la sensibilidad de tu piel o el color de la misma.

 

3. TRATAMIENTOS ORALES: 

Recientemente se ha encontrado la utilidad del ácido tranexámico para mejorar o prevenir el melasma. Se trata de un medicamento que algunas chicas utilizan para reducir el sangrado en la menstruación. Se ha visto que a dosis más bajas, evita la pigmentación de la piel inducida por el sol.

El ácido tranexámico es un tratamiento novedoso para el melasma

4. OTROS: 

Los láseres, luz pulsada y peelings son técnicas estéticas excelentes que nos ayudan para un montón de tratamientos estéticos (cicatrices, ciertas manchas, depilación, arrugas, venitas) pero en el caso del melasma, limitamos su uso a casos concretos en que lo anterior no funciona, pues su efectividad no suele ser tan alta.

Los láseres o peelings pueden ser útiles en algunos casos

En conclusión…

∼El melasma es difícil de tratar, pero afortunadamente disponemos de diversas opciones de tratamiento con las que mantenerlo a raya, en primer lugar para aclararlo y por otro lado, y no menos importante, para prevenirlo.

∼Déjate asesorar por tu dermatólogo que te recomendará la mejor opción para ti. No a todas las pieles les encaja lo mismo.

 

 

 

 

También te puede interesar

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar