Página principal Consejos 6 razones para no temer a los corticoides en la dermatitis atópica

6 razones para no temer a los corticoides en la dermatitis atópica

por Dra. Lorea Bagazgoitia

Siempre hablamos de que los pilares fundamentales de un buen control de la dermatitis atópica son el uso de cremas hidratantes y las cremas de corticoides. No obstante, existe una patente corticofobia entre los pacientes con dermatitis atópica o sus padres.

La corticofobia es frecuente entre las personas con dermatitis atópica

Si tú eres una de estas personas, intentaré darte seis buenas razones para que olvides estos miedos, y muy probablemente consigas controlar mejor tu dermatitis atópica y la de tu hijo. Los beneficios de usar cremas de corticoides en la dermatitis atópica superan con creces a sus riesgos.

1. Existen estudios que confirman su seguridad

Las cremas de corticoides son seguras utilizadas de forma razonable. Normalmente, tu dermatólogo te indicará cómo utilizarlos, pero a modo representativo te indicaré por ejemplo que un estudio demostró que la fluticasona (un corticoide que usamos bastante en niños) no tenía riesgo alguno utilizándolo diariamente en superficies extensas de la piel durante cuatro semanas en niños tan pequeños como 3 meses.

2. Muy poca proporción pasa a la sangre

Las cremas de corticoides que más utilizamos contienen corticoides de mediana potencia. Al aplicarlos sobre la piel, parte (muy pequeña) podría atravesar esta y llegar a la sangre. Esta cantidad es tan pequeña que es prácticamente imposible que provoquen cualquiera de los efectos adversos propios de los corticoides tomados en pastillas o inyecciones. Además, para que esto se perciba, normalmente es necesario que el tratamiento dure más de 3 semanas, cosa que no es habitual en la mayoría de los brotes de dermatitis atópica.

Existen casos graves de dermatitis en que utilizamos corticoides más potentes o en superficies más extensas de la piel. Si este tratamiento se realiza bajo la supervisión de un dermatólogo, no hay motivo alguno para preocuparse.

3. El sitio de aplicación varía

Si bien existen ciertos patrones en la localización de los eczemas de las personas con dermatitis atópica, de los cuales ya te hablé en otro artículo. Los brotes en muchos casos van saltando de un sitio a otro del cuerpo. Por esto, normalmente la aplicación de los corticoides no es mantenida y exclusiva en un mismo sitio.

Sabrás que si se aplica una crema de corticoides de forma repetida en el mismo lugar durante largo tiempo, puede provocar atrofia de la piel (la piel se afina y cobra el aspecto de “papel de fumar”). Sin embargo, en la mayoría de los casos de dermatitis atópica, al aplicar la crema en diferentes lugares de la piel, sus efectos adversos de alguna manera se diluyen y es muy raro que lleguemos a una atrofia. Además, esto, de ocurrir, suele verse en el caso de los corticoides potentes, que solo los utilizamos en casos contados y siempre con supervisión médica.

Si fuera necesario aplicar la crema una y otra vez exactamente en el mismo sitio para controlar la dermatitis, disponemos de alternativas de tratamiento para minimizar los problemas que puedan surgir. Te recomiendo en tal caso que hables con tu dermatólogo.

4. Aplicarlos de forma precoz evita el empeoramiento de la dermatitis

Cuando surge un nuevo eczema, es mucho más razonable tratarlo cuanto antes y así cortar su progresión. De esta manera, estaremos utilizando el tratamiento durante unos poco días. Sin embargo, si no lo tratamos y esperamos a que “esté suficientemente mal” como para aplicar crema de corticoides (idea muy extendida), tendremos que hacer un tratamiento mucho más largo y posiblemente sobre una área de piel más extensa.

Los riesgos derivados de un uso prolongado pueden evitarse aplicando el tratamiento en el comienzo del brote, así como con tratamientos intermitentes, que pueden ayudar a controlar y prevenir los brotes. Tu dermatólogo puede orientarte sobre estas opciones.

5. Pueden controlar la marcha atópica

Recordarás del artículo sobre la marcha atópica, que la dermatitis atópica puede ser la antesala de de otras enfermedades alérgicas como la alergia a alimentos, rinitis o asma. Algunos autores mantienen que controlar adecuadamente la dermatitis atópica puede frenar la progresión de la marcha atópica. Si los corticoides son el arma más efectiva para esto coincidiremos en que merece la pena usarlos.

6. Si no funcionan, hay “plan B”

Como todo en Medicina, cada persona, cada caso de dermatitis es diferente por lo que cada paciente tiene un ritmo. Siempre es vital seguir unas pautas básicas de cuidado, donde es de vital importancia el uso de emolientes (cremas hidratantes). A pesar de ello, se puede dar el caso de que tu dermatitis atópica sea más complicada y necesite un uso muy habitual de las cremas con corticoides. Lo más frecuente es que no haya ningún problema en ello, pero en cualquier caso, tu dermatólogo podrá asesorarte, si lo considera oportuno,  sobre otros tratamientos como los inhibidores de la calcineurina, mediamentos sistémicos, fototerapia o los nuevo fármacos biológicos.

También te puede interesar

2 Comentarios

Gladimir clavijo 17 mayo, 2020 - 17:32

Mi bebe tiene dermatitis atopica tiene 8 meses. Vivo muy lejos se me hace complicado llevarlo a un dermatólogo .esta brotado en la cara que me puede recomendar me puede dar algún número para wasap para pasarle fotos .gracias

Responder
Dra. Lorea Bagazgoitia 21 mayo, 2020 - 12:58

Puedes utilizar la consulta online, si lo consideras oportuno. Un slaudo,
L

Responder

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar