Un bulto en la piel: quiste epidermoide

por Dra. Lorea Bagazgoitia
quiste epidermoide

¿QUÉ SON los quistes epidermoides?

By Klaus D. Peter, Gummersbach, Germany (Own work) [CC BY 3.0 de (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0/de/deed.en)], via Wikimedia Commons

También llamados quistes de inclusión, los quistes epidermoides son bultos de color piel en forma de bola con un tamaño variable (desde milímetros hasta varios centímetros) que se palpa fácilmente debajo de la piel. Los quistes epidermoides son totalmente benignos, aunque pueden ir creciendo con el tiempo. Es muy típico ver que tienen un punto oscuro central, parecido a una espinilla.

Los quistes epidermoides son benignos

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo con vello, aunque son más habituales en la cara, la base de las orejas o el tronco.

Aquí puedes ver FOTOS de quistes epidermoides

¿POR QUÉ aparecen los quistes epidermoides?

Derivan de los pelitos de la piel , a partir de cuyo folículo poco a poco se va formando una especie de saco que se rellena con queratina (la misma proteína que forma parte del pelo y las uñas). En ocasiones se les llama erróneamente quistes sebáceos, pero su contenido no es sebo ni grasa, sino queratina, que es una proteína. quiste

Cualquier persona puede tener un quiste epidermoide, es algo muy frecuente. Aunque es raro, pero en algunas personas, la aparición de numerosos quistes epidermoides (sobre todo si aparecen en sitios menos típicos) pueden estar relacionados (al igual que hablamos en el artículo sobre pilomatrixomas) con una enfermedad llamada síndrome de Gardner.  En tal caso es bueno consultar con dermatólogo o especialista en gastroenterología.

¿TIENE RIESGO un quiste epidermoide?

Los quistes epidermoides son benignos. Más allá de la incomodidad estética que puedan suponer, en sí, no entrañan ningún riesgo para la salud y se puede vivir con ellos perfectamente.

By Steven Fruitsmaak (Own work) [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

En ocasiones, pueden romperse parcialmente y ocasionar una inflamación. Esto hace que el bulto se ponga más rojo de lo habitual, aumente su tamaño y duela. En algunos casos, puede supurar y drenar espontáneamente.

Los quiste inflamados se ven rojos, calientes, dolorosos y de mayor tamaño

Lamentablemente la probabilidad de que un quiste algún día se inflame y dé molestias no es predecible ni prevenible.  

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICAN los quistes epidermoides?

Es fácil diagnosticar los quistes a simple vista con una exploración dermatólógica sencilla. Es importante diferenciar los quistes epidermoides de otros bultos que pueden aparecer en la piel como los quistes tricolémicos, los lipomas, los pilomatrixomas, abscesos y gangliones entre otros.

La diferencia puede verse en la mayoría de los casos en la exploración; pero en casos muy dudosos resulta útil la realización de una ecografía de la piel que permite diferenciar entre todos estos tipos de bultos.

¿CÓMO SE TRATAN los quistes epidermoides?

No es obligatorio tratar los quistes epidermoides, pero si se desean eliminar, debe hacerse mediante cirugía. El objetivo de la intervención es extraer el quiste completo, no basta con comprimirlo y retirar su contenido de queratina. La queratina que contiene es producida por la cápsula del quiste, de tal manera que si no eliminamos esta por completo, el quiste volverá a aparecer.

No se debe extirpar un quiste cuando está inflamado

La extirpación de un quiste debe hacerse siempre cuando no esté inflamado. Para la inflamación solemos utilizar corticoides en crema o pinchados y ocasionalmente antibiótico. Una vez resuelta la inflamación el quiste suele volver a su tamaño normal y es en ese momento en el que debemos plantearnos si queremos operarlo o no.

1 Comentario

Anita 2 mayo, 2020 - 00:00

Mucho dolor un quiste Pero fui operada hace 5 años

Responder

Deja un comentario