Página principal Mitos y leyendas 5 ideas equivocadas sobre los lunares

5 ideas equivocadas sobre los lunares

por Dra. Lorea Bagazgoitia

Un lunar  o nevus melanocítico puede no parecerse en nada a otro. Su color, tamaño, bordes, localización en el cuerpo pueden ser muy distintos. Te he hablado ya en otros artículos de los motivos que deben preocuparnos y llevarnos a consultar por si fuera malo. Puedes echar un ojo a la regla ABCDE aquí, es importante.

Seguro que alguna vez has tenido alguna duda respecto a algún lunar de tu cuerpo. Afortunadamente, por muy distintos que sean, la mayoría no entraña ningún problema. Sin embargo, en torno a ellos hay unos cuantos mitos creo que debes conocer.

1. Si rozas mucho un lunar o te haces una herida, puede hacerse malo

Muchos lunares de la cara, el cuello y la espalda pueden abultarse con el paso de los años. En este proceso, suelen perder su color marrón, asemejándose más a verrugas. Los llamamos nevus intradérmicos, sobre los que te hablé ya en otro artículo.  No es raro que molesten con el roce de algunas prendas; por ejemplo el sujetador, la cintura de un pantalón, el cuello. ¿Te sientes identificado? Puede que incluso alguna vez te hayas hecho una heridita y te hayas asustado. Puede que, si lo tienes en la cara, te hayas cortado afeitándote.nevus intradérmico verruga

Este roce continuo o herida no tiene mayor riesgo para el lunar que la propia incomodidad que causa. Por sufrir estos daños no se hará malo ni supone ningún riesgo para la salud.

Es fácil eliminar los nevus intradérmicos. Si te suponen alguna incomodidad, puedes hablarlo con tu dermatólogo para que te lo extirpe, pero que quede claro que será sencillamente por estética o comodidad. Solo eso.

2. Los lunares de las manos y los pies son peligrosos

¿Qué razón puede haber para que tal cosa sea cierta? a mí no se me ocurre ninguna, la verdad. Los lunares que aparecen en las manos y en los pies tienen los mismos riesgos que los que aparecen en otras partes del cuerpo.

nevus melanocitico mano

nevus mano

Es cierto, que tal vez vigilarlos, sobre todo aquellos ubicados en la planta del pie, puede ser algo más complicado, porque es fácil que nos olvidemos de su presencia.  Pero biológicamente o médicamente hablando, un lunar, solo por el hecho de estar en la mano en el pie no es más agresivo que uno de la espalda.

3. No te arranques los pelitos de tus lunares

Es frecuente que en los nevus intradérmicos de la cara o en los nevus congénitos (de nacimiento) aparezcan pelos. Es normal que esto te resulte desagradable. Seguro que más de una vez te han dicho:” no te depiles esos pelos que dañarás el lunar”.  Olvida ese consejo, y si quieres quitarte los pelitos, adelante.

nevus intradérmico

Nevus intradérmico

Arrancarlos no hará que el lunar malignice. Si podría ocurrir que ese pelito se infecte al depilarlo (de la misma manera que puede ocurrir al depilarte con cera o afeitarte) y el lunar se abulte o se irrite, molestando más de lo normal. A esto lo llamamos foliculitis subnévica, que suele resolverse sola o con una pomada antibiótica. En cualquier caso, no implica ningún riesgo para el lunar.

4. Hay que aplicar más protector solar sobre los lunares

La mayoría de los melanomas aparecen sobre piel sana, donde previamente no había ningún lunar. ¿Por qué entonces íbamos a tener que proteger más los lunares que tenemos y despreocuparnos del resto de la piel?

Tiene mucho más sentido que protejas toda la piel por igual y con la misma atención. Recuerda que es recomendable hacerlo con un factor de protección alto, ropa, sombrilla, ya sabes;)

5. El mejor método para quitar un lunar es el láser

Por muy arcaico que parezca, el método óptimo para eliminar un lunar es y será el bisturí. El láser puede tener unos resultados estéticos fabulosos. Sin embargo, destruye el lunar por completo, al menos en apariencia. Al destruirlo, nos quedamos sin la opción de que pueda ser analizado y no sabremos si aquello que se destruyó era “bueno” o “malo”.

Si ese lunar que nos quemaron con láser reaparece algún día, posiblemente tenga un aspecto irregular y “feo”. En tal momento será difícil tanto para tu dermatólogo como para tu patólogo diferenciarlo de un melanoma.  Sabes que el melanoma es una cosa seria, con lo cual , si no tienes el informe con el diagnóstico y el nombre exacto de lo que era, la confusión puede ser grande y no deseable.

Los dermatólogos no recomendamos habitualmente recurrir a estos métodos destructivos (ya sea láser, bisturí eléctrico, crioterapia). Es mucho mejor eliminar el lunar con cirugía (sacrificando el aspecto estético) y enviarlo a analizar ya que es importante obtener el diagnóstico exacto de “aquello” que nos han quitado.

¿Se te ocurre alguna otra idea sobre lunares que quieras desmitificar? ¡Añádela a los comentarios y hablemos sobre ella!

 

 

También te puede interesar

2 Comentarios

Laura 7 octubre, 2020 - 20:04

Buenas tardes, cuando saca un lunar al ras, dejando la raíz dentro, ¿vuelve a salir o puede degenerase?

Responder
Dra. Lorea Bagazgoitia 15 octubre, 2020 - 23:02

Pueden ocurrir ambas cosas aunque que “degenere” es muy rarro. Lo mejor, que lo vea un dermatólogo ante la duda.

Responder

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar