Página principal Dermatología estética Dos tipos de envejecimiento de la piel

Dos tipos de envejecimiento de la piel

por Dra. Lorea Bagazgoitia

Quien más quien menos empieza a precuparse por el envejecimiento de la piel a partir de los 30 años: una arruguita por aquí, una manchita por allí…

En este blog he hablado ya en numerosas ocasiones que la piel envejece sobre todo por factores externos a nuestra propia genética, a los que actualmente llamamos exposoma. El exposoma incluye la falta de sueño, el estrés, el calor, la contaminación, el tabaco, la alimentación y el sol.

El fotoenvejecimiento

El sol, a través de la readiación UV e infrarroja, es el causante de dos terceras partes del envejecimiento de nuestra piel que llamamos fotenvejecimiento y siempre describimos como:

Dos tipos de fotoenvejecimiento

¿Sabías que sin embargo, todas las personas con piel clara no envejecemos igual y que en función de las características de nuestro envejecimiento podemos tener mayor o menor riesgo de cáncer de piel?

Puedes profundizar más sobre esto en este artículo de la JEADV y en este artículo de la JAAD

Fotoenvejecimiento hipertrófico

Si entendemos por envejecimiento de la piel la aparición de arrugas, ese es el caso del fotoenvejecimiento hipertrófico. Clasificamos en esta categoría a aquellas personas cuya piel envejece de una manera más o menos homogénea en color pero con numerosas arrugas profundas, no solo en las zonas de expresión (patas de gallo, labios, entrecejo) como en las mejillas.

Sobre esta piel arrugada pueden aparecer las típicas “mánchas de sol”, llamadas técnicamente léntigos solares.

Fotoenvejecimiento atrófico

La piel de las personas con este tipo de envejecimientomuestran menos arrugas. Sin embargo su piel es menor uniforme, con un tono rosado, con abundates venitas y un mayor número tanto de queratosis seborreicas como queratosis actínicas (en los posts enlazados te explico qué son estos dos tipos de queratosis).

De la misma manera que en el fotoenvejecimiento hipertrófico, las personas con el tipo atrófico pueden presentar léntigos solares, de tal modo que esta característica no sirve para diferenciar un tipo de otro.

¿Qué interés tiene esta clasificación?

El hallazgo diferencial más importante es que se ha visto que las personas con fotoenvejecimiento atrófico de la piel, especialmente hombres, es que tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de piel.

Se desconocen las causas por las cuales unas personas envejecen de un modo y otras de otro, aunque es probable que haya una base genética. Además, como es natural existe toda una escala de grises entre el extremo hipertrófico y atrófico.

¿Podría esto indicar que una piel más arrugada, está “protegida” frente al cáncer de piel respecto a una piel menos arrugada pero rosada a igualdad de daño solar acumulado? Ahí lo dejo…

¿En cuál de estos dos tipos te encajarías tú?

También te puede interesar

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar