Página principal Dermatosis inflamatorias La dermatitis seborreica no se cura

La dermatitis seborreica no se cura

por Dra. Lorea Bagazgoitia

Posiblemente la dermatitis seborreica sea uno de los motivos de consulta más habituales en la consulta. Casi todo el mundo que sufre caspa, tiene en realidad dermatitis seborreica, que sería la manera “técnica” de denominarla. De hecho se calcula que un 3% de nosotros la sufre, siendo especialmente frecuente entre los 20 y lo 40 años y más en hombres.

El titular de este artículo es de alguna manera, pesimista e impactante, pero es una realidad. Habitualmente quien padece dermatitis seborreica, lo tendrá a lo largo de toda su vida, pasando épocas más molestas y otras sin síntomas. La buena noticia es que no es nada grave, no se contagia y no guarda relación con ninguna enfermedad interna que nos deba preocupar.

Sin embargo, sí es importante comprender qué es, por qué pensamos que ocurre y cuál es la mejor forma de controlarla. Vamos allá.

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica se suele presentar como zonas de piel rojo-asalmonadas y escamitas, habitualmente con un color amarillento, en el cuero cabelludo. Aquí algunas veces puede formar escamas de gran tamaño, que pueden incluso quedarse adheridas al pelo. Puede picar.

Además, es típico que surja en los laterales de la nariz, o la zona de las cejas (tanto entre los pelitos como en el entrecejo) o las orejas.

En casos un poco más aparatosos lo podemos ver en las mejillas (sobre todo en chicos con barba), el pecho o incluso el pubis.

Suele empeorar con el estrés y en invierno.

En este enlace puedes ver más fotos de dermatitis seborreica

¿Por qué aparece la dermatitis seborreica?

El término “seborreica” que hace referencia a la grasa de la piel, hace pensar que esta dermatitis surja por un exceso de grasa. Aunque la producción de grasa sí tiene algo que ver, no es exactamente este el mecanismo.

Se sabe que la rojez y las escamas aparecen como una respuesta de nuestra piel a un hongo que vive en ella, llamado Malassezia. Es un hongo normal en la piel, todo el mundo lo tiene. Para vivir, se encuentra más cómodo en las zonas más grasas de la piel, donde suelen aparecer los síntomas.

¿Cómo se trata la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica no sabemos curarla. Ojalá pudiéramos dar una pastillita mágica que hiciera que las escamas, picores y brotes desaparecieran para siempre…

El objetivo fundamental del tratamiento es controlar los brotes y prevenir la aparición de nuevos para que se haga lo menos incómoda posible.

Sabiendo que en una piel con dermatitis seborreica juega un papel importante el hongo Malassezia originando inflamación, el tratamiento normalmente se enfoca de dos maneras:

Productos para reducir la CANTIDAD DE HONGO:

Si se reduce la cantidad de Malasezzia en la piel, esta se inflamará en menor medida. Por esto muchos de los productos que utilizamos para tratarla incluyen componente antifúngicos (antibióticos para hongos) como el ketoconazol, ciclopirox o piroctona olamina.

En general pueden ser champús para el cuero cabelludo o cremas para la cara y pecho.

En casos muy aparatosos, nos podemos plantear incluso poner este tratamiento por vía oral.

Producto para bajar la INFLAMACIÓN DE LA PIEL:

Para esto podemos usar tanto corticoides como los inhibidores de la calcineurina (elidel®, por ejemplo), que usados bajo consejo médico pueden ser muy útiles para controlar los brotes.

Ambos tipos de productos se pueden combinar de diferente manera. Por una parte, pueden utilizarse en los momentos de mayor brote para reducir las molestias. Por otra, pueden aplicarse de forma periódica (por ejemplo, una o dos veces a la semana, según el caso) para mantener a la dermatitis seborreica a raya y así evitar que aparezcan brotes frecuentemente.

Lo mejor es que te dejes asesorar por un un dermatólogo para tu caso en concreto.

Puedes consultar online conmigo

¿Tienes dermatitis seborreica? ¿Te cuesta controlarla?

También te puede interesar

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar