El ciclo menstrual y la piel

El post de hoy, una vez más, va dedicado a las chicas. ¿Quién no ha sentido alguna vez que su piel cambia durante la menstruación? Cada mes se repiten ciertos procesos y cambios hormonales en nuestro cuerpo que pueden tener repercusión también en la piel. 

¿Qué hormonas controlan el ciclo menstrual?

Como muchas ya sabréis, el ciclo menstrual está regido por la producción de diferentes hormonas en nuestro organismo. Resumiendo: teniendo en cuenta que cada ciclo teóricamente duraría 28 días, la primera mitad está regido por los estrógenos, hasta que ovulamos,  y la segunda, por la progesterona, cuyos niveles bajan justo antes de tener la menstruación. Ahí termina un ciclo y comienza otro nuevo, con una nueva elevación de estrógenos. Podéis verlo en el esquemita de la imagen.

¿Qué efectos tienen estas hormonas en la piel?

En una revisión recién publicada se achacan diferentes efectos a los estrógenos y la progesterona.

ESTRÓGENOS: Se sabe que están implicados en el mantenimiento de una adecuada hidratación de la piel, así como en el mantenimiento del colágeno (proteína que conforma la estructura que sostiene nuestra dermis). Esto se sabe porque estas características empeoran de forma manifiesta tras la menopausia, fase de la vida en la que las mujeres perdemos la producción de estrógenos.

Los estrogenos ayudan a la hidratación y formación de colágeno en la piel.

Además los estrógenos de algún modo estimulan la pigmentación de la piel. A los estrógenos se les atribuye la aparición de melasma en las mujeres embarazadas. Lo mismo puede ocurrir al tomar anticonceptivos orales, que contienen cantidades variables de estrógenos.

Por último los estrógenos pueden causar retención de líquidos, manifestación típica del síndrome premenstrual.

 Influyen  en la pigmentación y la retención de líquidos.

PROGESTERONA:  los niveles de progesterona en el ciclo menstrual aumentan justo después de la ovulación y vuelven a bajar para la menstruación. Sus efectos en la piel no son tan evidentes como en el caso de los estrógenos. La progesterona bloquea los receptores de andrógenos en las glándulas sebáceas (cuya producción es uno de los factores que influyen en el acné). Al bloquearlos, los andrógenos (hormonas masculinas) no pueden actuar, produciéndose menos sebo. Por esto se piensa que en la fases premenstruales, al bajar de repente la progesterona (que podríamos considerar en este caso “protectora” frente al acné porque disminuye la producción sebácea), este empeora, haciendo que aparezca el “típico granito de la regla”.

La bajada de progesterona previa a la menstruación puede hacer que el acné empeore en esos los días previos a la misma

Por otro lado se sabe que la progesterona puede causar una enfermedad muy característica, aunque rara, llamada dermatitis autoinmune por progesterona. Esta consiste en la aparición de síntomas tipo eczema, urticaria, dermatitis herpetiforme o incluso alergias graves como la anafilaxia, periódicamente cada mes coincidiendo con los días en que hay más producción de progesterona. Los síntomas en la piel aparecen 3-10 días antes de la menstruación y progresivamente desaparecen, hasta el ciclo siguiente en que se repite el mismo cuadro. Se interpreta que esto ocurre como una especie de “alergia en la piel” a la progesterona, pero al ser una enfermedad rara no se tiene aún mucha información al respecto.

 

El ciclo menstrual y la piel was last modified: febrero 14th, 2015 by