Tacrolimus (Protopic®, Cellmune®, Tracrozem®) y cáncer de piel

Si tienes dermatitis atópica, posiblemente alguna vez hayas usado una pomada con tacrolimus (la más conocida es Protopic®). Si tu bebé la padece, no será raro que alguna vez se la haya prescrito su pediatra.

¿Para qué se usa el tacrolimus?

El tacrolimus es un medicamento clasificado como inhibidor de la calcineurina. Está indicado para el tratamiento y la prevención de brotes de dermatitis atópica.

Tiene una acción antiinflamatoria que a nivel práctico se parece a la que hacen los corticoides tópicos en esta enfermedad. Por eso, la utilizamos en sustitución de estos en casos concretos y así evitamos sus posibles efectos adversos. Solemos llamarlos por tanto “ahorradores de corticoides”.

Aunque su indicación principal (la que aparece en la ficha técnica) es la dermatitis atópica, en dermatología la podemos usar para otras indicaciones (otras formas de dermatitis, algunos tipos de psoriasis, LEA,…), así que no te sorprendas si ese es tu caso. Lo usamos tanto en niños como en adultos.

¿Cómo funciona el tacrolimus?

Actúa limitando la actividad de una molécula denominada calcineurina que está en el interior de las células cutáneas. Frenando la acción de esta molécula, se evita que los linfocitos T, implicados en la inflamación de la piel, se activen, evitando o reduciendo así la aparición de los brotes en el caso de la dermatitis atópica.

¿Cómo se usa el tacrolimus?

Las pomadas con tacrolimus pueden usarse para tratar brotes de dermatitis atópica, del mismo modo que utilizamos las cremas de corticoides. Su efecto antiinflamatorio detiene los brotes, haciendo que mejore el picor.

Solemos utilizarlo en zonas en que no nos convenga un uso muy frecuente de corticoides, como la cara o pliegues (ingles, cuello, zona genital), donde la piel es más sensible, en sustitución de los mismos.

Del mismo modo, el tacrolimus puede usarse para tratamiento proactivo. Este persigue prevenir los brotes en personas que los sufren de forma recurrente en las mismas zonas del cuerpo. De este modo aplicándolo dos veces en semana durante varias semanas, aun estando la piel perfecta, podemos conseguir que no aparezcan los brotes en esas zonas que ya sabemos que tienen mayor susceptibilidad en esa persona en concreto.

Su coste es mayor que el de los corticoides, por lo que lo ideal es utilizarlos de forma complementaria en el abordaje global de la dermatitis, siempre bajo control dermatológico.

¿Existe algún problema con el tacrolimus?

Algunas personas experimentan un ardor incómodo al utilizar la pomada de tracrólimus. A veces esto puede hacer que no se tolere y haya que cambiar el plan de tratamiento.

No obstante, a parte de eso y a pesar del llamativo título de este artículo, la realidad es que no hay ningún problema y, de hecho, por eso escribo este post.

Ya en un artículo previo sobre inhibidores de la calcineurina te hablaba sobre las advertencias que constan en la ficha técnica de estos medicamentos y la alarma que pueden causar a quien las lee por primera vez. Se comenta que se habían observado algunos casos de linfoma y cáncer en personas que usaban esta crema en los primeros años de su comercialización y eso puso a la comunidad científica en alarma. Esto constaba en el prospecto hasta hace bien poco.

En los últimos años se han publicado diversos estudios que confirman la seguridad de esta pomada y la ausencia de relación causal entre su uso y la aparión de malignidad.

La pomada de tacrólimus no provoca cáncer ni linfomas

En un estudio publicado en 2020 en la Journal of the American Academy of Dermatology revisan específicamente esta situación.

En este trabajo se publican los resultados de una cohorte de más de 8000 niños, 1176 de los cuales fueron seguidos durante más de 10 años con un uso regular de tacrolimus. En el estudio no se encontró ninguna evidencia que apoye la posible relación causal entre el uso de esta pomada y la aparición de linfomas u otros cánceres de piel tras su uso.

Así es que, si usas para ti o tu peque tacrólimus en pomada, puedes beneficiarte de sus efectos terapéuticos positivos para la dermatitis atópica con total tranquilidad.

¿Has usado tacrolimus alguna vez?

También te puede interesar

Deja un comentario