Terapia fotodinámica: crema y luz para curar el cáncer de piel

por Dra. Lorea Bagazgoitia

Hoy dedicaré el post a la Terapia Fotodinámica (TFD), una técnica que utilizamos algunos dermatólogos para tratar ciertos cánceres o “precánceres” de piel. Lo conozco bien, pues mi Tesis Doctoral trató sobre ella. Suelo decir que, para quien lo oye por primera vez, es un tratamiento que parece de “ciencia ficción”, pues resulta muy llamativo que poniendo una cremita y aplicando después una luz, se cure un cáncer de piel, sin necesidad de cirugía.

Ahora bien, la TFD no se utiliza para todos los tumores o cánceres cutáneos; tiene unas indicaciones muy concretas que son las queratosis actínicas, algunos tipos de carcinomas basocelulares (superficiales y nodulares finos) y la enfermedad de Bowen, que es un tipo superficial de carcinoma epidermoide.

¿En qué  CONSISTE la TERAPIA FOTODINÁMICA?terapia fotodinámica

Cuando realizamos la TFD, limpiamos bien la zona de la piel que hay que tratar y se aplica una crema (Metvix®).  El área se cubre con unos apósitos para que no le dé la luz durante 2 a 3 horas. Así se absorbe adecuadamente y penetra en la piel.

Pasadas las 2-3 horas, se descubre la zona y se coloca una lámpara con luz roja a unos centímetros de la piel. Ésta se mantiene durante algunos minutos (normalmente de 8 a 10 minutos).

La  luz sobre la zona donde previamente hemos puesto la crema produce calor, e incluso algo de dolor que requiere que apliquemos agua fría para calmar o en ocasiones puntuales anestesia local.

La TFD consiste en una crema, que se ocluye durante 2-3 horas y después se coloca una luz roja durante unos minutos.

Es curioso que si aplicamos la luz directamente sobre esa misma piel, sin crema alguna, no se siente nada de calor ni dolor. Esta sensación es precisamente el fruto de la reacción fotodinámica que tiene lugar en la piel y que está destruyendo la lesión que queremos tratar.

¿Cómo FUNCIONA la TERAPIA FOTODINÁMICA?

La crema que aplicamos sobre la zona a tratar contiene un compuesto llamado metilaminolevulinato. Este entra en las células de la piel y (a través de una vía metabólica llamada “vía de síntesis del grupo Hem”) hace que dentro de las células aumente la cantidad de otra molécula llamada protoporfirina IX (PpIX).

vía grupo Hemo

Vía de síntesis del grupo Hemo

La producción de PpIX es mucho mayor en las células de “piel enferma” (es decir, las células de un epitelioma basocelular o una queratosis actínica) que en las células de piel sana, donde casi no se produce. A lo largo de las 2-3 horas que se tiene la crema aplicada en la zona va produciéndose PpIX sin parar.

La PpIX se produce específicamente en el tumor o piel enferma y casi nada en la piel sana

Al aplicar la luz sobre la piel, se produce una reacción entre la PpIX (que es fotosensible) y la luz. Esta reducción es “tóxica” para las células que contienen la PpIX y sufren muerte celular. De esta manera, la TFD está destruyendo solo aquellas células “malas”, conservando las “sanas”, porque no contienen PpIX apenas.

La reacción entre PpIX y luz roja produce la destrucción del cáncer de piel, conservando la piel sana

¿Cuáles son sus RESULTADOS?

pre post tfd letras

Un carcinoma basocelular superficial antes y después de TFD

La TFD se lleva utilizando años. Su efectividad está más que demostrada. Uno de los aspectos más valorados por los pacientes tratados con ella es el resultado estético ya que los tumores desaparecen como si lo hubiéramos eliminado con goma de borrar; es decir no queda cicatriz alguna.

Una de las principales ventajas de la TFD es su buen resultado estético

Como contrapartida, el principal aspecto negativo de la TFD, sobre todo para las personas que reciben tratamiento de queratosis actínicas (no tanto para la enfermedad de Bowen o carcinomas basocelulares) es el dolor durante la iluminación. La sensibilidad es algo muy personal: hay pacientes que lo describen com muy llevadero, mientras que hay personas a las que les duele bastante. Afortunadamente para estos casos disponemos de técnicas de enfriamiento o anestesia local que nos permiten eliminar este dolor en la mayoría de los casos.

Por otro lado, en los últimos años se está implantado la llamada TFD con luz del día, que parece que consigue los mismos resultados que la TFD convencional (la que os he contado en este post), sin el dolor originado por la lámpara de luz roja. Pero a esta novedad le dedicaré otro post más adelante :)

También te puede interesar

4 Comentarios

manuel savador boyd 16 febrero, 2017 - 00:18

yo sufro de carcinoma basocelular y quiero saber en panama donde realizan este tratamiento

Responder
Dra. Lorea Bagazgoitia 18 febrero, 2017 - 18:32

Hola Manuel:
lamentablemente no puedo facilitarle esta información en concreto, pero en general cualquier dermatólogo estaría capacitado para tratar un carcinoma basocelular.
Un saludo,
L

Responder
Rosalía Grichener 25 agosto, 2017 - 23:48

Muy buena información. Tengo varias queratosis y ya me operaron 4 que degeneraron en carcinomas.Donde en Buenos Aires hay clínicas que usan este sistema?

Gracias

Responder
Dra. Lorea Bagazgoitia 28 agosto, 2017 - 18:14

Hola Rosalía:
gracias por su comentario. Desconozco esa información. Quizá algún lector de Argentina pueda ayudarle.
Un saludo,
L.

Responder

Deja un comentario