Doctora Lorea Bagazgoitia Dermatología


Este ha sido un tema controvertido en los últimos años. Los médicos nos llevamos contradiciendo tiempo al respecto: los dermatólogos insistiendo en que no os pongáis al sol y otros especialistas recomendando "un poco de sol" porque así tenemos más vitamina D, que es "buena para los huesos". Ninguno anda falto de razón, pero quizá sea bueno ordenar las ideas y ver qué es lo más recomendable para nuestra salud en general. Ahí van algunos datos...

 ¿Qué es y para qué sirve la vitamina D?

hueso okLa vitamina D, también llamada colecalciferol o "vitamina del sol", es necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo en muchos sentidos. Su función mejor conocida es la relacionada con el metabolismo de los huesos. La vitamina D es necesaria para que nuestro nivel de calcio en la sangre y los huesos sea el adecuado. Esto favorece su crecimiento y mantiene su estructura. Además está implicada en la fuerza muscular.

En los últimos años se han encontrado otras funciones de esta vitamina. Se ha visto que está claramente implicada en nuestro sistema inmune (las defensas) porque ejerce cierta influencia en la función de los linfocitos y otras células de dicho sistema.

¿Cómo conseguimos vitamina D?

Nuestro cuerpo puede obtener vitamina D desde dos fuentes:

1. LA DIETA:

vitamina dPocos alimentos contienen vitamina D, así que la proporción que obtenemos por esta vía es baja. La vitamina D está presente sobre todo en las grasas de ciertos pescados (aceite de hígado de bacalao, salmón, sardinas, ...) así como, en menor cantidad, en ciertos alimentos suplementados (mantequilla, leche, yogures, cereales...). Se recomienda una ingesta diaria de 600-800 UI de vitamina D (o algo mayor en mujeres de riesgo, por ejemplo de osteoporosis)

2. LA PIEL:

La mayoría de vitamina D necesaria la producimos en nuestra piel gracias al efecto de los rayos UVB del sol (casualmente los mismos que causan el cáncer de piel y otros efectos perjudiciales que ya hemos comentado en otros artículos). Por esto se llama "la vitamina del sol". Todo esto depende a su vez de varios factores:

• El color de nuestra piel: las pieles claras producen vitamina D más rápidamente que las pieles oscuras.

• La latitud: a mayor proximidad del Ecuador, más intensa es la radiación solar, con lo que más fácil es sintetizar vitamina D.

• Circunstancias sociales: cuánto tiempo pasemos al aire libre, así como la ropa que llevemos condicionan la cantidad de sol que recibimos, y por tanto la síntesis de vitamina D en nuestra piel.

Obtenemos la mayoría de  vitamina D a través de síntesis en la piel por efecto del sol

La vitamina D pasa a la sangre desde el intestino o la piel, es llevada al hígado, donde sufre una primera modificación. De ahí, a través de la sangre, llega al riñón, donde ocurre una segunda modificación que la activa para que desarrolle su función.

¿Qué pasa si tengo baja la vitamina D?

El umbral exacto que limita un "nivel bajo de vitamina D" no está completamente establecido. Sin embargo, es bien conocido que en niños los niveles bajos de vitamina D causan raquitismo, y limitan su crecimiento. En adultos puede causar osteoporosis y debilidad muscular.

El déficit de vitamina D causa raquitismo en niños y osteoporosis en adultos

En los últimos años se está investigando mucho sobre la vitamina D, lo cual ha permitido encontrar otras asociaciones. Por ejemplo, se ha visto que es más frecuente encontrar niveles de vitamina D bajos en personas con enfermedades autoinmunes (esclerosis múltiple, diabetes mellitus, asma), hipertensión, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. En los últimos años se ha investigado si administrando suplementos de vitamina D a grupos de personas se conseguía evitar las enfermedades antes mencionadas. En el caso de la osteoporosis, el beneficio está claro.  Respecto a la diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer, hay ciertos estudios que apuntan a que podría ser efectiva (otros sin embargo contradicen esto), por lo que aún no pueden sacarse conclusiones claras al respecto.

 Los hallazgos no son del todo consistentes entre los diferentes trabajos de investigación, pero apuntan que hay mecanismos en el desarrollo de estas enfermedades que probablemente aún desconozcamos. Hasta qué punto la implicación de la vitamina D es causal o no tampoco está del todo claro. Se está investigando mucho al respecto y seguro que en los próximos años vamos sabiendo más detalles.

¿Debo hacerme un análisis para detectar mis niveles de vitamina D?

A día de hoy las guías médicas no recomiendan estudiar los niveles de vitamina D a todo el mundo. Sí se recomienda en personas con mayor riesgo, como ancianos (en ellos la suplementación de vitamina D ha demostrado mejorar la supervivencia), personas ingresadas, en algunos casos de mujeres embarazadas, personas que por religión lleven toda su superficie corporal cubierta, personas que por tener enfermedades cutáneas con fotosensibilidad o antecedentes de cáncer de piel realicen una protección extrema, así como residentes en países con  baja irradiación solar.

¿Debo tomar el sol expresamente para tener más vitamina D?

Aunque queden aún dudas sin resolver, en base a la evidencia disponible, a día de hoy parece razonable no recomendar tomar el sol para obtener vitamina D.  Tomar el sol aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Todos los tipos, entre ellos el melanoma, que puede ser mortal. Existe una relación causal clara entre sol y cáncer que debe hacernos protegernos del sol de forma meticulosa durante el verano.

No es razonable tomar el sol para obtener vitamina D

Es cierto que muchos trabajos ponen de relevancia que tener niveles bajos de vitamina D es frecuentes hoy día, pero que esto sea exclusivamente debido a los hábitos de protección solar no está demostrado.hueso sol 3

Un trabajo científico concluyó que, en nuestra latitud, con exponer durante 3-8 minutos un 25% de nuestra piel en verano, sería suficiente para sintetizar 400UI de vitamina D. Es probable que, aun utilizando crema de protección solar, consigamos esta "dosis de sol" en verano porque:

  • pasamos mucho más tiempo al aire libre que el resto del año.
  • en verano usamos ropas más ligeras que facilitan que nos dé el sol.
  • la radiación del sol es intensa.
  • sabemos que aun usando un fotoprotector del 50+, hay un casi un 2% de los UVB que inevitablemente llegan a nuestra piel. Y esto suponiendo que lo usemos de un modo perfecto, es decir, aplicándolo por toda la superficie de nuestra piel en las cantidades adecuadas. Me explico: se sabe que para obtener el 98% de protección (spf 50+), se debe aplicar 2mg de fotoprotector por cm2 de piel, y coincidiréis conmigo es que casi nadie cumple estas proporciones.

La vitamina D puede tomarse en gotas o pastillas, sin efectos adversos

En aquellos casos en que se detecte unos niveles bajos de vitamina D, si el aporte de la dieta no es suficiente, esta puede tomarse por vía oral sin necesidad de exponerse a sufrir un cáncer de piel en un futuro. La suplementación de vitamina D consiste en tomar unas gotas diariamente o  una pastilla mensualmente. Es seguro y no tiene efectos adversos, a diferencia de tomar el sol.

En conclusión...

No existe motivo para recomendar tomar el sol activamente porque sea "bueno para los huesos"; mucho menos, las lámparas UV. Tomar el sol favorece el cáncer de piel . Probablemente, a pesar de las sombrillas y los fotoprotectores, durante el verano nuestra piel reciba suficiente UVB como para sintetizar vitamina D. Si esto no ocurriera, existe la opción de tomarla por vía oral, lo cual es seguro y accesible; los beneficios de tomar el sol no justifican sus riesgos.

Si os interesara más información al respecto, os recomiendo los artículos Rosa Taberner y Ángel Pizaro, compañeros dermatólogos que abordaron estos temas también en sus blogs.

Agradezco la supervisión y crítica endocrinológica sobre la vitamina D a mi amiga la Dra. Edurne Lecumberri :)

2 comentarios sobre “Tomar el sol: ¿vitamina D para los huesos o cáncer de piel?”

  • Diego

    12 diciembre, 2016 at 09:21

    Ya que uno debe tomar unos minutos de sol al día y como yo tengo la piel blanca sensible y use piplex (10 mg para el acne) por unos meses y debo usar bloqueador… ahora que mi piel es mas fina o delgada por el tratamiento, me surge esta duda:
    ¿Cuanto tiempo debería exponerme al sol?… Si Me demoro 10 min en llegar caminando a la playa, ¿debería caminar sin protección ese tramo y después aplicar bloqueador o aplicar bloqueador y recién salir?
    Por favor respondame, que es una duda que no he podido responder y el dermatólogo me metió miedo al sol, pero no me dijo nada de la vit D y como he visto que la inflamación y el acne son en parte enfermedades auto inmunes, quería ver si tomando vitamina D mejoría la piel, es una parte de mi hipótesis.
    Saludos y excelente contenido.

    • Dra. Lorea Bagazgoitia

      12 diciembre, 2016 at 16:51

      Hola Diego:
      Precisamente lo que no dees hacer, y menos tomando isotretinoína es exponerte al sol. Lo que intento trasmitir con mi artículo sobre la vitamina D y el sol es que NO es recomendable exponerse al sol con este fin, y menos aún tomando el tratamiento que tomas.
      la recomendación es protegerte del sol.
      Un saludo,
      L.

Deja tu comentario (en este espacio no se atenderán consultas personales)

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.