Página principal Atlas de Dermatología Granitos por el sudor: miliaria

Granitos por el sudor: miliaria

por Dra. Lorea Bagazgoitia
miliaria

¿A quién no le ha salido alguna vez unos “granitos raros” en verano?  Verás, existen diversos tipos de sarpullido propios de esta época; desde las simples picaduras, hasta la erupción polimorfa lumínica (alergia solar), pasando por diferentes enfermedades o reacciones que pueden aparecer por el sol y el calor. Hoy hablaré en concreto sobre los granitos debidos al sudor, que reciben el nombre de miliaria.

¿QUÉ es la miliaria?

Se trata de granitos que pueden aparecer en distintas zonas del cuerpo, especialmente en épocas de calor.  Hay tres formas distintas:

  • Miliaria cristalina o sudamina: es frecuente en bebés (es más frecuente en bebés de 1 semana de edad) . Consiste en granitos muy muy pequeños , del color de la piel normal, que se asemejan a pequeñas gotas salpicadas sobre la piel.  Suele aparecer en la cabeza, cuello y parte alta de espalda.

Aquí tienes fotos de miliaria cristalina o sudamina

  • Miliaria rubra: es el tipo más frecuente. Son granitos rojos en zonas de sudor, que en ocasiones pican. También es frecuente en bebés (sobre todo en el cuello y parte alta de espalda) pero puede aparecer a cualquier edad en zonas donde se sude especialmente. miliaria rubra

Más fotos de miliaria rubra

  • Miliaria profunda: es el tipo más raro. Los granos son de mayor tamaño y se ve sobre todo en militares trabajando en zonas tropicales.

¿POR QUÉ aparece la miliaria?

La causa fundamental, es la obstrucción y/o inflamación de los conductos por donde sale el sudor a la superficie piel (los conductos de las llamadas glándulas sudoríparas ecrinas). Esto puede ocurrir en relación con:

  • Clima caluroso y húmedo
  • Ejercicio físico muy intenso
  • Fiebre
  • Oclusión de las glándulas sudoríparas por productos cosméticos, vendajes o prendas que no transpiren adecuadamente.

El clima caluroso y húmedo favorece la aparición de miliaria

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA la miliaria?

Habitualmente con una exploración clínica por parte del pediatra o dermatólogo suele ser suficiente ya que los granitos y sus circunstancias suelen ser muy característicos. Excepcionalmente, podría necesitarse una biopsia para diferenciar estos granitos de otras enfermedades, pero esta situación es muy poco habitual. 

¿CÓMO SE TRATA la miliaria?

La miliaria mejora progresivamente evitando los desencadenantes, o sea, aquello que favorece la sudoración en la zona. Es recomendable utilizar prendas ligeras, transpirables y no aplicar cremas o productos que puedan ocluir la piel. El baño/ducha diarios pueden ayudar a mantener la zona limpia y favorecer la curación. Si hubiera fiebre, debe tratarse la fiebre.

La miliaria se trata fundamentalmente evitando los factores que la desencadenan

En algunas ocasiones de miliaria rubra, en que los granitos estén muy rojos y resulten molestos, pueden utilizarse cremas con corticoide durante algunos días, para acelerar la curación.

En conclusión…

En definitiva la miliaria es fácil de diagnosticar dado que suele relacionarse claramente con épocas de calor y zonas donde se suda especialmente. Una vez diagnosticada, el tratamiento consiste en evitar los desencadenantes que la provocan.

También te puede interesar

Deja un comentario