Doctora Lorea Bagazgoitia Dermatología


Como ya comenté en otro post, los molluscum contagiosum que salen en la piel de los niños son debidos a un virus (poxvirus). Este virus no tiene capacidad de causar ningún daño en otras zonas del cuerpo diferentes a la piel: su única manifestación son los pequeños granitos que veis en la imagen.

molluscum contagiosum

Molluscum contagiosum en el hombro de un niño

 

Por otro lado es importante saber que los molluscum, por definición, se curan solos. Es difícil establecer el plazo en el que esto ocurrirá (pueden ser semanas o meses), pero en algún momento se irán, seguro.  Esto ocurre porque el sistema inmune del niño va madurando hasta que produce "defensas" frente al virus, y lo "destruye".

Partiendo de este punto, no tratar los molluscum contagiosum puede ser una opción perfectamente válida. Sobre todo en los casos en que el niño no muestre incomodidad por tener los granitos (a algunos niños les pican y están molestos, y en otros casos los niños están tan tranquilos).

Los molluscum contagiosum se curan solos.

En cualquier caso, también pueden tratarse con el fin de eliminarlos cuanto antes. Esto evita que sigan contagiándose y extendiéndose, si bien no se puede asegurar con 100% de certeza que no salgan nuevos molluscum después del tratamiento.  Existen diferentes tratamientos para ello.

CURETAJE:

cureta

Cureta

Consiste en ir raspando uno a uno los granitos, con un instrumento llamado cureta (similar a una pequeña cucharita). Es un poco molesto para el niño, por lo que en ocasiones se pone una crema anestésica un tiempo antes, para disminuir el dolor. El niño muchas veces se impresiona más al ver que sangra que por el propio dolor.

 

CRIOTERAPIA/NITRÓGENO LÍQUIDO:

Se utiliza nitrógeno líquido para congelar las lesiones de molluscum contagiosum. Esto los daña, haciendo que en unos días

crioterapia-nitrogeno

desaparezcan. Al igual que el curetaje, puede ser molesto para el niño, aunque en este caso no hay sangrado y por tante es menos impactante para el niño

En cualquier caso, la crioterapia tiene -en mi opinión- dos desventajas fundamentales. Por un lado, suele quedar una pequeña marquita en la zona tratada, y por otro, durante la consulta no podemos tener una certeza total de que hemos eliminado todas las lesiones, pues se van resolviendo poco a poco en los días siguientes. Puede ser que algún  molluscum no haya respondido al tratamiento, y que haya que repetirlo en otro momento.

Tanto el curetaje como la crioterapia se realizan en la consulta.

 

HIDRÓXIDO POTÁSICO/KOH (Molutrex®/Molusk®):

molluscum-koh

Marcas hipopigmentadas tras tratamiento con KOH

 

Este tratamiento  se hace en casa. Se trata de un líquido irritante, que se aplica durante varios días en las lesiones. Esto hace que se inflamen y se ponga rojitas. Así, por medio del proceso inflamatorio que provocamos nosotros mismos, los granitos desaparecen a lo  largo de los días o semanas siguientes. El tratamiento con KOH requiere de paciencia, pues debe aplicarse en las lesiones una a una. Tras curarse, los molluscum también pueden dejar una pequeña marquita, como veis en la imagen. Ésta desaparecerá con el tiempo (meses).

 

 

OTROS TRATAMIENTOS:

A parte de estos tratamientos, que son los que suelo utilizar (¡si es que se decide hacer tratamiento!), existen otros de uso menos habitual:

  • Cantaridina: se trata de una sustancia "vesicante"; es decir, que produce una pequeña ampolla en la zona del molluscum. Algunos dermatólogos lo aplican en la consulta. Cuando desaparece la ampollita, el molluscum también se va.
  • Imiquimod (Aldara®): Se trata de una crema, bastante más cara, aprobada para otras enfermedades de la piel. Algunos estudios han demostrado que puede tener una efectividad parecida a la crioterapia. Pero la evidencia científica al respecto no es del todo sólida.  En mi opinión, demasiado caro para algo que se curaría solo sin tratamiento....

En resumen, tanto observar como tratar pueden ser buenas opciones a la hora de tratar a un niño con molluscum contagiosum. La decisión se toma en función de los síntomas que tenga el niño y la opinión de los padres:)

Tanto tratar como observar pueden ser buenas opciones

En adultos, el enfoque es parecido; pero hablaremos de eso en otro post....

 

2 comentarios sobre “Tratamiento de los molluscum contagiosum en niños”

  • Carlos Guillen

    20 enero, 2016 at 10:05

    Excelente revisión del problema claro, precisó y docente muchas gracias por el trabajo saludos cguillen

Deja tu comentario (en este espacio no se atenderán consultas personales)

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.