Herpes zóster, ¿y ahora qué?

por Dra. Lorea Bagazgoitia

Hace algún tiempo escribí una entrada acerca del herpes zóster, comúnmente llamado “la culebrilla”, donde te hablaba de sus causas y tratamiento.

No obstante, si tienes o has tenido un herpes zóster probablemente sientas inquietud sobre cómo evolucionará y si seguirá doliendo mucho tiempo.

Sabes que inicialmente se presenta como un dolor peculiar en alguna parte del cuerpo que puede asemejarse a un dolor de cabeza o alguna molestia muscular. Es normal también describirlo como ardor, escozor, pinchazos y una sensibilidad en la piel llamativa.

Tras unos días de con este dolor de causa poco cara, el herpes zóster suele dar la cara en forma de múltiples granitos como pequeñas ampollitas (vesículas) que suelen agruparse de forma lineal. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Aquí puedes ver fotos de herpes zóster

Este es el momento en que se suele diagnosticar y pautar el tratamiento que consiste en:

  • Antiviral oral (aciclovir, valaciclovir, brimonidina, famciclovir).
    • ¡Ojo! No siempre es imprescindible. Si eres joven puede que tu médico no te lo prescriba y no pasa nada.
    • El antiviral tópico (zovirax/aciclovir en crema) en ocasiones se prescribe, pero no tiene utilidad.
  • Algún producto tópico para evitar sobreinfección y secar las ampollitas: cremas antibióticos, fomentos, sprays…
  • Analgésicos para calmar el dolor.

Y aquí es donde uno se plantea : ¿y ahora que tengo que esperar?

Costras

Esas pequeñas vesiculitas con líquido se van secando al cabo de los días. Se convierten entonces en costras negras, que resultan bastante llamativas.

Evolución de las costras de un herpes zóster durante la semana de tratamiento

Poco a poco van desprendiéndose dejando una zona de piel rosada.

Si eres de piel morena, es posible que, una vez curadas las costras, en la zona afectada quede una mancha marrón a la que llamamos hiperpigmentación postinflamatoria.

Esta mancha suele ir atenuandose con el tiempo, pero puede tardar varios meses en hacerlo.

Dolor intenso

No siempre ocurre pero el dolor de un herpes zóster puede ser muy intenso. Es normal que interfiera con la actividad física, con el sueño o con el apetito.

Este dolor suele empezar antes de la aparición de los granitos en la piel. Sin embargo no desparece al curarse la piel, sino que es normal que se alargue en el tiempo. Consideramos que una duración de tres meses desde la aparición de los granitos es normal.

¿Y si dura más?

En ese caso lo llamamos neuralgia postherpética y es un cuadro algo más complejo que se alarga en el tiempo.

Es más probable en personas de avanzada edad (solo se da en el 2% de los afectados menores de 60 años) y en los casos en que el tratamiento con antivirales se comenzó a tomar más allá de las 72 primeras horas tras la aparición de los granitos.

El tratamiento de este dolor se hace con medicamentos un poco más especiales que los analgésicos habituales (gabapentina, amitriptilina, etc.). Habitualmente requieren del manejo por parte de profesionales especializados en dolor.

En conclusión…

Lo más habitual si has pasado un herpes zóster y tuviste dolor es que este desaparezca en las semanas siguientes a la curación de los granitos.

Si tu herpes zóster fue muy extenso, iniciaste el tratamiento tarde o eres mayor de 60 años tienes algo más de riesgo de padecer una neuralgia postherpética (dolor más allá de los 3 meses).

Las manchas que pueda dejar el brote, desaparecen con el tiempo.

Deja un comentario