Doctora Lorea Bagazgoitia Dermatología


Marta Urech

Dra. Marta Urech

Hoy os traigo información de una enfermedad que predominantemente afecta a mujeres mayores. Mi compañera del hospital Ramón y  Cajal, la Dra. Marta Urech (cuyos post sobre la piel sensible y su tratamiento os recomiendo) comparte hoy con nosotros un folleto informativo que ha elaborado sobre esta enfermedad, ya que frecuentemente la ve en la consulta.

Os dejo con ella...

Este folleto está dirigido a mujeres que han sido diagnosticadas de liquen escleroso vulvar y desean obtener más información sobre la enfermedad; no siendo su finalidad el hacer una revisión exhaustiva de la patología sino transmitir los aspectos básicos de la misma.

¿Qué es el liquen escleroatrófico?

El liquen escleroatrófico (LEA), o liquen escleroso, es una patología inflamatoria crónica de la piel, que afecta principalmente a mujeres en el área vulvar y perianal. En el caso de los hombres se suele localizar en el prepucio y el glande. Más infrecuente es la localización en piel no genital. La edad de aparición es variable pudiendo aparecer en cualquier momento (incluyendo la edad infantil), aunque es más frecuente en edades avanzadas.

El LEA es frecuente en mujeres de edad avanzadaliquen escleroso

¿Qué lo produce?

La causa del LEA es aún poco conocida, aunque parece relacionado con una alteración a nivel del sistema inmune, por la cual nuestras defensas “atacan” la piel afecta (mecanismo de autoinmunidad). Por este motivo en ocasiones se puede asociar a otras enfermedades autoinmunes como el vitíligo, las enfermedades tiroideas…

¿Es contagioso o hereditario?

El LEA no es contagioso al no estar causado por una infección.

Existen casos en los que familiares de pacientes con LEA pueden desarrollar la enfermedad, por lo que ante la aparición de molestias genitales deberán consultar con un médico para la adecuada valoración del caso.

¿Cómo se manifiesta?

El síntoma más frecuentemente asociado al LEA cuando afecta a la zona vulvar y perianal es el picor o ardor. Por este motivo, a veces se puede confundir la patología con infecciones por hongos, retrasándose el diagnóstico adecuado. Igualmente el adelgazamiento de la piel puede provocar fisuras que son dolorosas con las relaciones o con la defecación. También puede presentarse escozor al orinar cuando la piel cercana está afectada.

El LEA causa picor, ardor o escozor al orinar. Puede cursar con fisuras en la zona afecta

La piel afectada por LEA presenta cambios progresivos que suelen empezar con una pérdida de color o palidez, con ocasional enrojecimiento e induración, y un adelgazamiento paulatino que hace que la piel tome un aspecto frágil y brillante, en “papel de fumar”. Esta piel se puede lesionar con facilidad apareciendo fisuras y pequeñas erosiones. Al afectar de manera simultánea a la piel vulvar y perianal, frecuentemente las alteraciones adquieren una forma de “ocho”.

Aquí puedes ver fotos de liquen escleroatrófico vulvar

¿Es maligno?

En un pequeño porcentaje de pacientes con LEA de larga evolución, puede desarrollarse un cáncer de vulva. Esto se suele traducir en un cambio en las lesiones de la piel, apareciendo heridas que no cierran o bien zonas de piel más sobreelevadas y endurecidas.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del liquen escleroso es generalmente clínico, por parte de un médico tras hacer una entrevista y un examen físico precisos. En ocasiones, si el diagnóstico suscita dudas,  o si hay zonas en las que podría sospecharse el desarrollo de lesiones malignas, se puede llevar a cabo una biopsia cutánea, extirpando un pequeño fragmento de la piel para estudiarlo al microscopio.

¿Cómo se trata?

El LEA se trata fundamentalmente con pomadas que contienen corticoides tópicos de potencia intermedia-alta y otras sustancias como el pimecrólimus. El tratamiento consigue sobre todo aliviar los síntomas e impedir que la enfermedad progrese, siendo menos eficaz a la hora de revertir los cambios que ya se han producido. Cuando el LEA vulvar se manifiesta en la infancia, en un porcentaje de los casos las alteraciones remiten espontáneamente.

El LEA es una enfermedad crónica en adultas, sin embargo en la infancia puede resolverse espontáneamente

Aparte de este tratamiento, en ocasiones puede ser necesario el uso de antibióticos o antifúngicos por la presencia de infecciones sobreañadidas (especialmente por hongos como Candida).

La cirugía se reserva para casos concretos que presenten adherencias o dificultad para la micción o defecación, o bien para aquellos casos en los que aparezcan lesiones malignas asociadas.

El tratamiento del LEA puede variar en cada caso concreto, pudiendo adaptarse por parte del médico a las alteraciones que presenta una determinada paciente.

¿Qué cuidados se deben tener?

Es fundamental una adecuada hidratación de la zona con productos neutros, como por ejemplo vaselina filante, que además sirva como protección adicional de la piel frente a las agresiones. La higiene debe ser suave, y en la medida de lo posible sustituiremos los jabones que contengan detergentes por oleogeles o geles emolientes sin jabón (“syndets”). Es conveniente evitar el uso de ropa ajustada que produzca roces en la zona, ya que pueden empeorar la irritación. Igualmente la orina puede actuar como irritante por lo que es conveniente secarse suavemente y a pequeños toques cuando se va al baño.

A la hora de las relaciones sexuales es importante el uso de lubricantes que eviten la aparición de fisuras, prefiriendo lubricantes de base acuosa si se va a usar preservativo, dado que los lubricantes de base oleosa pueden  aumentar el riesgo de rotura del mismo.

El autocontrol periódico por parte de la paciente debe ir dirigido a la detección precoz de alteraciones de la piel que puedan sugerir el desarrollo de un cáncer: úlceras que no se curan, endurecimiento de la piel en un punto localizado, excrecencias…Por este motivo es recomendable también el abandono del tabaco, que también puede favorecer la aparición de tumores.

Además del autocontrol, será necesario un adecuado seguimiento  por parte de un médico, que será de por vida. Dicho médico será quien valore la necesidad de tratamientos concretos, o de realización de biopsias u otras pruebas adicionales.

Deja tu comentario (en este espacio no se atenderán consultas personales)

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.