Doctora Lorea Bagazgoitia Dermatología


A nadie le agrada que le aparezcan granitos en la cara; Existen diversad causas de granitos faciales, pero sin duda las más frecuentes son el acné y la rosácea.  No siempre es fácil diferenciar entre una y otra enfermedad. En estos enlaces encontrarás fotos de acné y de rosácea y verás que no son iguales. Para aclarar ideas, a continuación indico 5 ideas que sirven para diferenciar el acné de la rosácea:

1. La EDAD...

La rosácea es más habitual en mayores de 30 años,  frecuentemente mujeres, aunque también la tienen los hombres. Sin embargo, el acné es típico de la pubertad y la adolescencia.  Como todo en medicina, hay excepciones, y podemos ver casos de rosácea en personas más jóvenes, así como acné en adultos (especialmente mujeres).

La rosácea es más frecuente en mujeres mayores de 30 años y el acné en adolescentes

acné o rosácea

2. Los GRANITOS...

En ambos casos se ven granitos, que pueden ser más o menos rojos, más o menos molestos, o incluso tener una cabecita blanca. La diferencia fundamental es que si se trata de acné, suelen observarse comedones (lo que comúnmente llamamos espinillas), que están ausentes en el caso de la rosácea.

En la rosácea no se observan comedones/espinillas a diferencia del acné

En la rosácea los granitos están en la zona central de la cara (mejillas y nariz), mientras que en las personas con acné pueden aparecer por toda la cara, escote y espalda.

3. El COLOR de la PIEL...

La coloración de la piel en las personas con rosácea tiene en muchos casos un tono rojizo/rosado de base. A veces, se observan pequeñas venitas superficiales (llamadas cuperosis), que son inusuales si la persona tiene acné.

A diferencia de quien tiene acné, las personas con rosácea tienen un color rosado en las mejillas, a veces con venitas finas

A diferencia de las personas con acné, quienes tienen rosácea suelen sufrir episodios llamados flushing en los cuales la piel de la cara se pone más roja de repente, en relación con cambios de temperatura,  estrés, comida picante o bebidas alcohólicas.

4. OTROS rasgos...

El acné afecta exclusivamente a la piel. En mujeres con síndrome de ovario poliquístico puede estar asociado a exceso de vello, alopecia u obesidad.

La rosácea en ocasiones afecta a los ojos (en estos casos se le llama "rosácea ocular"), causando sensación de irritación o rojez en los mismos. Además algunas personas con rosácea de tiempo de evolución pueden sufrir cierto engrosamiento de la piel de la nariz  (llamado rinofima)o el mentón (gnatofima).

5. Los TRATAMIENTOS...

Ciertos antibióticos, como las tetraciclinas, pueden ser útiles para el tratamiento de un cuadro como del otro. Sin embargo, a grandes rasgos, el enfoque de la rosácea y el acné deben ser diferentes. La piel de las personas con rosácea es especialmente sensible, por lo que tratamientos efectivos para acné como los retinoides o el peróxido de benzoilo resultarían muy irritantes.

El enfoque del tratamiento para la rosácea y el acné son diferentes

Por otro lado, tratamientos como el metronidazol, la ivermectina o la brimonidina que podemos usar en rosácea no tienen utilidad para el acné.

La isotretinoína es el tratamiento estrella para el acné, para el cual es muy efectivo. En algunos casos de rosácea resistente a otros tratamientos, podemos recurrir a isotretinoína a dosis bajas consiguiendo una mejoría.

En CONCLUSIÓN...

Tanto el acné como la rosácea cursan con granitos en la cara, que suelen resultar muy molestos a quienes lo padecen. Ambas tienen características particulares y tratamientos diferentes. Por esto,  y aunque no siempre sea fácil, es importante tener un diagnóstico correcto.

Deja tu comentario (en este espacio no se atenderán consultas personales)

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.